Translate

jueves, 20 de julio de 2017

Bella

La perfección no existe. Tengo ya unos años como para hacer cualquier otra afirmación.

Llevo días pensando sobre mil cosas, decidiendo qué estoy dispuesta a aguantar y qué no. Como siempre, autoanalizándome y conociéndome.

Hay cosas que podemos cambiar y cosas que son tan nuestras, que si las cambiáramos, dejaríamos de ser nosotros.

Lo bonito quizás es dar con esa persona que ve tu imperfección casi perfecta. Había una canción que me gustó en su día… “Bella”, de Miguel Inzunza. Os pongo la letra a continuación.

Conozco tu manera de mirar cuando las cosas andan mal,
y ahora que lo pienso…
Se perfectamente lo que callas cuando ya no puedes mas.
Distingo lo que piensas cuando dices que no hay nada que pensar
y en medio de la gente…
sospecho lo que esperas que te diga y nunca es fácil acertar

Sigo pensando que el destino cabe en tus zapatos
Que todo este tiempo no ha podido desgastarnos
Que nací para documentar tu existencia y aunque a veces mi paciencia no coopera
Basta verte para convencerme de que sigues siendo increíblemente bella
Impacientemente bella
Aceleradamente bella
Imperfectamente bella bella

Distingo que en la palma de tu mano cabe todo mi dolor,
por eso ya no temo…
y amo que en momentos de locura me arrebates el timón

Confieso que mi adicta libertad es siempre una contradicción,
por eso no comprendo…
si odio que me sueltes de la mano al caminar por la ciudad

Óyeme bien porque lo sé
somos un dueto en la pared

Que tiembla de repente cuando estoy ausente
y te diré

Que sigo pensando que el destino cabe en tus zapatos
Que todo este tiempo no ha podido desgastarnos
Que nací para documentar tu existencia y aunque a veces mi paciencia no coopera
Basta verte para convencerme de que sigues siendo increíblemente bella
Impacientemente bella
Aceleradamente bella
Imperfectamente bella
Bella

bonito ¿verdad?. En fin, que estoy hecha un lío. Esta canción me hace pensar que el amor es eso, imperfectamente bello. Que después de mil años puedes seguir mirando a tu persona y decir: elegí bien.


Pero para hacer eso tienes que saber qué estás dispuesto a aguantar. Hasta dónde eres capaz de arreglar tus grietas y qué grietas no vas a sellar nunca porque acabarías destruyendo lo que eres.