Translate

sábado, 15 de noviembre de 2014

Cien veces

Recomponer tu corazón hecho jirones es complicado. Llegar a tu alma dormida es agotador.

Cien veces, como dice la canción, intentaste curar tu ceguera. Cien veces tropezaste con la misma piedra.

Recomponer mi corazón hecho pedazos es difícil. Llegar a mi alma escondida es casi imposible.

Cien veces, como dice la canción, me caí en mi intento de correr. Cien veces tropecé con la misma piedra.

No creo que sea capaz de llegar a ti. Tú no eres capaz de llegar a ninguna parte…

La palabra fe, como dice la canción, se fue gastando. Cien veces tropezamos con la misma piedra.

No me necesitas. No te necesito. Pero no estamos completos el uno sin el otro.

No puedo ir a buscarte. No puedo rescatarte más.

Me quité mi armadura. Me bajé del caballo. Me senté en la acera a llorar, agotada.

Y la lluvia limpió mi alma escondida… y fue cerrando mi puerta.

Cien veces, como dice la canción, y en cien puertas… pero no encontraste la mía.


La lluvia había llegado antes.