Translate

sábado, 12 de julio de 2014

Todas Son Buenas Chicas (Ness Belda)

¿Lo son?... si, sin duda

Cuesta elegir una historia de todas ellas. Quizás Sonia me dejó un gran vacío. Una historia de esas cotidianas, absurdamente real.

Absurda porque a veces es así la vida y Ness la ha recogido en apenas unas hojas. Unas cuantas palabras que sin más te hacen admirar a esa joven y afanosa mujer, cogerla cariño, identificarte con ella.

Es tan difícil mantenerse en pie en una situación así… y ella se mantiene en pie, con su dignidad intacta, por el camino correcto, en una vida… absurdamente real.

Quizás recomendaría la lectura del libro de Ness Belda sólo por ese capítulo. Es el único que he leído dos veces y Sonia no es mi favorita. Aunque podría haberlo sido si Ness no me hubiera presentado a Raquel o a Dana.

La historia de José y Laura… es tan bella… y tan triste… y por desgracia tan cotidiana…

Me recuerda a mi abuela. Hay enfermedades que no deberían existir. ¿Habéis escuchado la canción Rosa y Manuel de Andrés Suarez?. La historia de José y Laura me recuerda a esa canción. Bella y extremadamente injusta para ambos.

Raquel y Paula… Paula y Raquel… ¿La protagonista?... Ambas dirían muchos… Raquel dirían otros. Algunos nombrarían a Paula. Yo os diría que la protagonista es la amistad.

Es una de mis historias favoritas… no por la historia en si, si no por cómo me identifico con esa relación. Nos veía a Ana y a mí en ella. Yo Raquel, obviamente. Ana es Paula, sin duda.

No son nada la una sin la otra. Grandes amigas. Como Ana y yo.

Cecilia… quiero creer que lo sabe todo y que, sin embargo, lo ignora. Quiero creer y creo que puso todo lo que tenía en una balanza y se decantó por el amor. El amor por un Pirata Robabesos, porque nadie es perfecto, porque el amor es mucho más que una relación, una convivencia, una casa y un montón de años que pasan sin quererlo. Porque Cecilia supo desde el primer momento que el amor son un montón de besos, de mimos, de detalles diarios, de sonrisas, de esfuerzos. Porque una persona que comprende tus frustraciones y pierde el tiempo buscando un geranio con olor a rosas vale más que un potosí.

Si. Cecilia eligió lo correcto. Al perfecto imperfecto que la hacía reír. Adoro a Cecilia.

En la historia de Constance mi protagonista es Leti. Es una de esas personas, que sin enseñar nada, sin aprender mucho de la vida, sin sobrevivir a las tragedias… te enseña que hay gente que… necesita tener piojos para ser feliz.

Leti me inunda de tristeza, mucho más que Sonia. Una historia perdida desde el principio de esas cuya vida sirve para mejorar y reforzar el camino de la de los demás. Te dejan huella si te encuentras con ellos y sin embargo… por desgracia… nadie puede dejarles huella a ellos.

Mi favorita sobre todas ellas es Dana.

Ella es la prueba de que todos, absolutamente todos, podemos volver a empezar. De que no puedes resignarte a vivir una vida anodina, a intentar cambiar a gente que está metida en una burbuja de conformismo y egoísmo. Dana toma la decisión que muchos no se atreven a tomar. La de ser feliz independientemente de lo que tengas que dejar atrás para conseguirlo.

Leer este libro es maravilloso. En muchas ocasiones nos identificamos con los protagonistas de los libros, los escritores se afanan en que los conozcas, los sientas, los vivas… y poco a poco te vas metiendo en la historia hasta que la haces tuya. Algunos escritores no lo conseguirían ni en un millón de páginas.

Ness consigue que en apenas unas hojas sientas, vivas y te alimentes de una serie de mujeres cuyo relato apenas dura un suspiro. Cuando termina cada uno de los relatos tu mente imagina, crea una historia alrededor de la protagonista. ¿Cómo fue? ¿Qué paso? ¿Cómo llegó a ese punto? ¿Cómo continua la historia?.


Ness te hace pensar, sentir y elucubrar con cada una de sus historias…